El gran flujo de clientes que animan las compras en el periodo de fin de año es una oportunidad para que las empresas obtengan ganancias. Principalmente bajo el efecto de la crisis, las compras se deben realizar de acuerdo con una planificación que evalúe el movimiento de stock y garantice que apenas los productos necesarios, con base en la demanda, sean adquiridos.

Se debe prestar atención a la cantidad de mercancías en el stock para que a la hora de la venta no haya problemas, como la falta de productos. Con un análisis de los datos de compras anteriores, por ejemplo, fechas de entrega y plazos de validez, la empresa puede garantizar las mejores condiciones de compra.

Reducir los gastos de compras puede hacer que la ganancia aumente. Al comparar los datos con diversas variables que interfieren en el precio, tales como el rendimiento de productos, plazos, pedidos y precios de proveedores, es más fácil tomar la decisión más rentable para su empresa y calificar a los proveedores. Mejorar la negociación con los proveedores y calificarlos observando los informes gerenciales de todo el volumen de compras de la empresa influye directamente en la reducción de los precios.

Falta de stock cuando hay alta demanda es problema grave

Cuando la empresa no reconoce un desfalque en su stock y las ventas continuan siendo efectuadas, es necesario cancelar los pedidos después que se efectúa la compra. Para el cliente, esto es un transtorno que puede redefinir la relación que tiene con su marca. Un ejemplo de este inconveniente es el Black Friday en Brasil. En 2016, la tasa de quejas por producto cancelado fue de 35,6%. Para solucionar parte de estas reclamaciones es esencial tener un control adecuado de los stocks y de las compras. Al mantener apenas aquellos proveedores que traen el retorno esperado como las entregas, así como los que cumplen los valores negociados (bloqueándolos cuando haya divergencia, se puede garantizar el alcance de la meta presupuestaria.

Aumente la competitividad y la reducción de costos en el proceso de almacenamiento

Buscar mejoras en gestión a través de innovaciones y herramientas que contribuyan para la realización de las operaciones de los stocks, permite a una organización a medir su desempeño y analizar la posibilidad de ahorrar almacenaje. Como ésta es una inversión financiera, la gestión de stocks debe ser realizada con eficiência en lo que se refiere a inventarios de sus almacenes, enfocando en la reducción de costos totales, utilizando parámetros especiales para el cálculo de cantidades, de traslados de recursos, de almacenaje y de distribución, así como determinación de puntos de resuministos (PR) y formación de precios de venta sugeridos para producto terminado.

A través de la integración con la solución Compras de Pebbian y a partir de un presupuesto financiero, las entregas son efectuadas de manera planificada y automática, inclusive con la posibilidad de comparación de qué mercancías fueron pedidas con las que fueron recibidas.

Con un buen software en manos, controlar las retiradas de los diversos tipos y divisiones de stocks, sean éstos de materia prima o de productos semi terminados y terminados, pueden ser realizados con agilidad y objetividad, utilizando sistemas como el MRP – Manufacturing Resource Planning -, Stock Ciego y el Stock Rotativo. Al usar los varios tipos de controles existentes en estas herramientas, la empresa obtiene diversos beneficios desde la comparación entre el stock físico y el virtual hasta el ingreso automático de los desvíos y la mala aplicación de los recursos.

Conozca la solución Teknisa que integra sus procesos y optimiza sus controles.
Hable con uno de nuestros consultores que lo ayudaremos a tomar una decisão de forma fácil, estratégica y con  mucho potencial para la escalabilidad.

Escrito por Comunicação para o Mercado

Divulgação do know how da Teknisa aliado às tendências do mercado, abordando temas de relevância tecnológica e empresarial.

Ver todos artigos do autor