KDS

El Kitchen Display System (KDS) es una herramienta que ayuda en el desafío de organizar una cocina y promete aumentar la productividad del equipo, además de proporcionar la mejor experiencia al cliente. Más común en franquicias y redes de restaurantes, esta solución está revolucionando el mercado brasilero de food service con funcionalidades que, para muchos, parecen inclusive futurísticas. Sin embargo, en países como Estados Unidos, este mecanismo ya es popular inclusive en pequeños negocios debido al éxito de las operaciones.

Los empresarios del ramo de alimentación fuera del hogar ya entendieron la necesidad de buscar herramientas innovadoras que puedan optimizar los procesos y hacer la diferencia frente a la competencia. Y, en este sentido, el KDS no decepciona.

Al implantar el sistema, algunas preguntas necesitan ser respondidas:
– ¿cuál es su nivel de productividad?
– ¿cuál es su meta?

Muchas veces, para el empresario es dificil responder estos temas, puesto que no existe una sectorización de los empleados, ni un estándar en la elaboración de platos. Sin embargo, estos son factores determinantes para que el KDS proporcione los resultados esperados.

Como funciona el KDS en la práctica

Al atender a un grupo de clientes que llegan juntos para consumir en un determinado establecimiento, algunos problemas son tan frecuentes que ya son considerados “normales” para la mayoría. Los pedidos son realizados, el camarero anota las observaciones, las lleva hasta la cocina, quien esté disponible (el cocinero o ayudante) hace el preparo de cada plato y, en seguida, avisa que ya se puede llevar al consumidor. El problema es que no siempre los platos están listos al mismo tiempo y, en el ajetreo de la producción, alguna observación pasa desapercebido y, como a veces pasa, el plato vuelve a la cocina.

Son estas fallas que el KDS propone evitar. Al sectorizar los serviços en la cocina, cada empleado es responsable por una parte específica en el montaje del plato. En una hamburguería, por ejemplo, se determina a alguien para la ensalada, otra para el pan, otra para la carne y así sucesivamente. Eso hace con que la producción sea concentrada y enfocada.

Además de eso, el KDS permite parametrizar el tiempo para la producción de cada plato. Pudiendo, así, hacer con que exista una sincronía y todos los pedidos de una misma mesa lleguen juntos dejando a los clientes satisfechos en relación a la calidad de la atención.

El KDS también puede ser implantado en establecimentos que no trabajen apenas como producción bajo demanda, ya que éste puede ser aplicado apenas en la elaboración de las bandejas, por ejemplo.

La versatilidad de la herramienta garantiza la optimización del tiempo, que genera la ganancia de la productividad y un servicio diferenciado debido a la sincronización de la entrega. Así sucede, automáticamente, la satisfacción y la fidelización del cliente.