plataforma de e-commerce

Hace poco más de 20 años, la plataforma de e-commerce tomaba fuerza y las ventas online se iniciaban en Brasil. Desde entonces, el comercio electrónico movió cerca de R$ 40 billones/año. Aun con el momento económico crítico que el país atraviesa, el sector ha crecido en tiempo acelerado.

Recientemente, aliada con Forrester Research, Google hizo un levantamiento que indicó que, hasta 2021, la tendencia es que las ventas en internet dupliquen – alcanzando un crecimiento promedio de 12,4% al año – lo que equivale a más de R$ 80 millones en ventas. De acuerdo con el estudio, el pronóstico es que 27 millones de personas hagan su primera compra online en los próximos cinco años – o sea: seremos más de 65 millones de compradores por la internet.

En el 2016, la Asociación Brasilera de Comercio Electrónico (ABComm) anunció que el e-commerce brasilero facturó cerca de R$ 53 billones, teniendo un crecimiento de 11% en relación a 2015. Y la expectativa es que, en 2017, el sector alcance casi R$ 60 billones.

Con tantos indicadores positivos, quien tiene el emprendedorismo en las venas de hecho encontrará en esas informaciones muchos motivos para apostar en este sector. Esta es una posibilidad que alcanza y favorece tanto a quien ya está en el mercado como a quien está ensayando los primeros pasos en el mundo comercial.

Sea cua sea el segmento, es siempre posible evaluar la mejor manera de estar presente y disponer sus productos y servicios a sus clientes en el ámbito virtual.

La evolución del e-commerce

Hace cerca de diez años, uno de los mayores recelos tanto de los compradores como de los vendedores online era sobre la experiencia de compra – poder tocar, evaluar o probar los productos. Sin embargo, la comodidad de comparar precios haciendo pocos clicks y escoger el mejor costo beneficio con agilidad y seguridad son factores determinantes en el ajetreo de la rutina de los consumidores.

A los inicios de los 2000, para lograr invertir en este segmento era necesario estructurar un ambiente bien amplio, con grandes y carísimos datacenters. Con los avances tecnológicos, actualmente, a través de un Software de ERP para e-commerce es posible administrar el sistema hasta en la nube, apenas con un login y una clave, eliminando costos con equipo e infraestructura.

Integración de la plataforma de e-commerce

Existe en el mercado una serie de opciones de plataforma de e-commerce y, para aquellos que ya poseen tienda física, una buena alternativa es invertir en la integración de los sistemas, que permite consolidar la venta, verificar la facturación y el recibimiento, analizar el flujo de caja y tener el control de stock en un único lugar.

Por tanto, al momento de elegir cual será la herramienta que mejor atenderá a la demanda, el emprendedor debe considerar cuales son las funcionalidades que ofrecen más beneficios a su negocio. Tener la garantía de que las informaciones transitarán en su plataforma de e-commerce de forma segura, criptografiada y respetando todos los criterios de confidencialidad es primordial. Además, contar con un servidor que no tenga interrupciones y que no quede sin conexión también es un buen diferencial para acompañar la velocidad de las informaciones en la red.